La diversificación que tiene Perú en sus agroexportaciones ayudará a combatir los efectos que podría tener el coronavirus

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Sebastián Osman, Country Manager de Araya & Cía. Abogados, se entrevistó en exclusiva con Agroexportaciones & Medio Ambiente el pasado 17 de febrero y analizó los posibles efectos de la epidemia que ataca al gigante asiático en la industria agroexportadora nacional.

¿Por qué el coronavirus es un riesgo para las agroexportaciones peruanas a China?

Es un riesgo porque las exportaciones de frutas peruanas a China año a año han venido creciendo. El año pasado representaron un aproximado de 242 millones de dólares y el problema está en que si un mercado como el chino se cierra para Perú, generaría problemas en la venta de los productos. Este 2020 podría ser un año que en vez de que las exportaciones aumenten, podríamos ver una reducción de las mismas en caso de que el virus se extienda por un largo periodo. Si el coronavirus dejase de existir mañana o en las próximas semanas, posiblemente, no habría ningún problema para las agroexportaciones peruanas pero si el mismo se extiende durante meses, si estaríamos hablando de un inconveniente. Uno de los últimos reportes de los expertos, menciona que es posible que encuentren una vacuna dentro de 18 meses por lo que, de mantenerse el brote infeccioso durante este tiempo, no solo se verían afectadas las últimas exportaciones de arándanos a China de febrero, sino también los próximos envíos de palta, uva y otros productos.

¿Cuáles son los efectos concretos en el comercio internacional de este virus mortal?

El efecto principal que tiene este virus en el comercio internacional de frutas, se puede ver reflejado en dos puntos. Primero, en la pérdida de mercadería en destino por la demora en el trayecto y porque no se logra vender o llegue muy tarde y ya por su estado no lo acepten los consumidores. Segundo, una cuestión bastante clara, es que habrá una reducción en los precios esperados de la mercadería, es un tema bastante relevante porque los consumidores, en este contexto, ahora prefieren buscar alimentos no perecibles que perecibles. Si esto es así, vamos a tener un exceso de oferta y poca demanda del producto y su valor va a disminuir mucho, lo cual se verá reflejado directamente de una manera negativa en los ingresos que podrían tener los agroexportadores en sus ventas. Básicamente, estas serían las consecuencias más importantes, la demora en la comercialización del producto, que generará que no estén en buenas condiciones al momento de la venta, y bajos precios de los productos porque la gente demanda productos no perecibles antes que perecibles.

¿Qué productos se podrían ver afectados si la emergencia se prolonga más tiempo?

Hasta el momento, el coronavirus solamente ha afectado la parte final de las agroexportaciones de arándanos desde Perú a China. Sin embargo, ya la próxima temporada a iniciar va a ser entre marzo y abril con la palta, que el año pasado, según Fresh Fruit, representó aproximadamente 34 millones de dólares. Y si se extiende aún más hasta final de año, podríamos decir que estaría afectando la temporada de uva y también la de mango. Sin duda, son muchos productos agrícolas pero estos serían los principales que podrían verse afectados.

Es posible que la emergencia se prolongue más ya que se ha dicho que la vacuna tardaría unos 18 meses aproximadamente y eso afectaría las agroexportaciones de varios productos, además, a principios de febrero se creyó que el virus estaba siendo controlado y que estaba disminuyendo su problemática, pero luego repuntó nuevamente ese valor. Podríamos decir que no estamos prontos a que se termine y más bien hay un riesgo de que se continué con esta complicación.

¿La paralización de las actividades en territorio chino y el cierre de sus fronteras podrían significar una oportunidad para el Perú?

No creo que pueda significar una oportunidad porque Perú es un país exportador de productos agrícolas mientras que China es un país importador y consumidor de lo que el Perú exporta. No veo porque el cierre de fronteras y la paralización de las importaciones o actividades en China vayan a repercutir de manera positiva en el Perú. Más bien en el caso de que ocurra una paralización total, la única salida para Perú será buscar nuevos mercados para la exportación de nuestros productos.  El buscar nuevos mercados no representa una nueva oportunidad, es un plan b para no decaer en nuestras agroexportaciones.

¿Cuáles son las opciones disponibles para las empresas agroexportadoras para enfrentar la actual coyuntura debido a la irrupción del coronavirus?

Las empresas pueden tomar en cuenta dos puntos, entre seguir exportando a China o buscar exportar sus productos a otros mercados. Si deseen continuar con su exportación a China, será necesario que tomen medidas preventivas, desde el punto de vista logístico, que tengan que ver con protegerse de los retrasos en las navieras y de los precios en el mercado. Por otro lado, las empresas que decidan redirigir su mercadería a otros mercados, tendrán que evaluar que mercados son más apropiados para el tipo de producto que comercializan y Perú tiene experiencia en muchos mercados como Estados Unidos y Europa. Ahora también hay un nuevo acuerdo de libre comercio con Australia, que va a beneficiar a productos como arándanos, uvas y paltas. El cambiar de mercado es una decisión comercial que debe tomar el exportador luego de evaluar si los nuevos destinos son suficientemente atractivos para sus productos.

¿La oferta exportable diversificada nacional contribuirá a sortear el impacto que tendrá esta epidemia en el desempeño de la economía china y en las exportaciones peruanas?

Sin duda, la diversificación que tiene Perú en sus agroexportaciones ayudará a combatir los efectos que podría tener el coronavirus más adelante. En el sector frutícola, Perú exporta a una gran variedad de mercados que son grandes y en este caso afectará, principalmente, a la exportación de productos perecibles que vayan de Perú a China, pero el gigante asiático no es el único mercado de frutas peruanas ni tampoco es el más grande. La existencia de otros mercados va a ayudar a contrarrestar los posibles problemas que podría generar este virus.

¿En este contexto, el Estado cómo debería manejar la política de comercio exterior del país?

Si hacemos referencia a cómo debería establecer su estrategia internacional considerando el virus que existe en China, lo que puede hacer Perú es tomar medidas preventivas, porque no se sabe hasta cuándo durará el problema del coronavirus, es posible que estos inconvenientes actuales que vemos en China sobre los retrasos en los transportistas y bajos precios en los productos pereceros, perduren durante los próximos meses. Si esto cubre o afectan las campañas de palta o uva, Perú va tener una afectación económica. En esta línea, la medidas que el Estado peruano podría tomar es ayudar a los agroexportadores a encontrar mercados opcionales para exportar y así tener una segunda opción en caso la emergencia por el coronavirus se mantenga por mucho tiempo.

¿Qué medidas recomendaría a los exportadores que se han visto perjudicados o que podrían verse desfavorecidos por la coyuntura en China?

Tenemos los exportadores que tienen mercadería en camino o que ya se encuentra en China y hay otros que todavía no han iniciado la campaña pero que van a exportar en el futuro. Entonces, para aquellos exportadores que ya tienen mercadería en tránsito o que ya llegó a China, hay cuatro consejos. Primero realizar control de calidad, “quality control” en inglés, sobre todo a la mercadería en puerto de destino apenas es bajada del barco, realizar una revisión sobre toda la mercadería cuando llega para tener un registro de cuál era la calidad y la condición de la misma cuando tocó puerto. Segundo, en caso de retraso del transportista se tiene que presentar reclamos, “claims” en inglés, a los transportistas para dejar constancia de ese retraso. Tercero, si hay un retraso mayor de tres días, es aconsejable llamar al inspector del seguro, “surveyor” en inglés, para que haga una evaluación o inspección y así deje constancia de cómo estaba la mercadería a raíz del retraso excesivo del transportista. Por último, se debe tener comunicación constante con el recibidor, preferiblemente, de manera escrita en relación a lo que sería el proceso logístico del transporte y de los precios del mercado de destino.

Por el otro lado, tienes las empresas que exportarán en el futuro. A ellos se les aconseja que, además, de las cuatro medidas preventivas mencionadas anteriormente, también generen contratos donde establezcan de manera clara las condiciones de comercialización de sus productos con el recibidor, así como los procesos de inspección de la mercadería en puerto de destino.

 

Hasta el día de esta entrevista, las agroexportaciones peruanas no se han visto perjudicadas gravemente por la presencia del coronavirus en China, que solamente ha generado ciertos problemas con algunas empresas que han exportado arándanos en febrero, por lo tanto, los agroexportadores peruanos más que enfocarse en medidas reactivas o solución de problemas, tienen que orientarse a tomar medidas preventivas para evitar tener dificultades a futuro con esta situación sanitaria en China. 

Fotos-ArayaIMG_4584-PH

Para mayor información escríbenos a info@araya.pe, morellana@araya.pe o llamando al 2707449.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *