Día Mundial del Agua

Por: Cesar Augusto Rojas Bautista, abogado peruano especialista en Derecho Administrativo, Contrataciones del Estado y Derecho de Aguas.

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo de cada año, ello gracias a la recomendación realizada, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 que se celebró en Río de Janeiro, por lo que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el 22 de diciembre de 1992 mediante la Resolución A/RES/47/193, declarar que el 22 de marzo del año 1993 y  siguientes se considere como el Día Mundial del Agua.

La razón de crear el Día Mundial del Agua, es resaltar la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce; sin embargo ello ya venía desarrollándose desde antes, tanto así que en la Observación general Nº 15 “El derecho al agua” (artículos 11 y 12) del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que entró en vigor el 3 de enero de 1976, establece el fundamento jurídico del derecho humano al agua, tal como se cita a continuación:

                “El derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico. Un abastecimiento adecuado de agua salubre es necesario para evitar la muerte por deshidratación, para reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas con el agua y para satisfacer las   necesidades de consumo y cocina y las necesidades de higiene personal y doméstica.”

El Estado Peruano Adopta el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales aceptado por la ONU, mediante el Decreto Ley Nº 22129, que fue emitido el 28 de marzo del 1978 y se mantiene vigente hasta la fecha.

Asimismo, la Constitución Política del Perú, en su artículo 7A, el mismo que fue incluido conforme al artículo Único de la Ley N° 30588, publicada el 22 junio 2017, precisa que, el Estado reconoce el derecho de toda persona a acceder de forma progresiva y universal al agua potable y establece también que, es el Estado quien garantiza que el derecho al agua, se prioriza para el consumo humano ante cualquier otro uso.

La Ley que regula específicamente el agua en el Perú, es la Ley N° 29338 “Ley de Recursos Hídricos”, que tiene como finalidad regular el uso y gestión integrada del agua, la actuación del Estado y la de los particulares en dicha gestión, entre otros. Asimismo con la promulgación de la citada ley se crea entre otros a, la Autoridad Nacional del Agua (ANA), que es el ente rector y la máxima autoridad técnico-normativa del Sistema Nacional de Gestión de los Recursos Hídricos y responsable del funcionamiento de dicho sistema.

En el artículo 1° de la  Ley N° 29338 “Ley de Recursos Hídricos”, se estipula que, el agua es un recurso natural renovable, indispensable para la vida, vulnerable y estratégico para el desarrollo sostenible, el mantenimiento de los sistemas y ciclos naturales que la sustentan, y la seguridad de la Nación; y en su artículo 2° se estipula que, el agua constituye un patrimonio de la Nación, que el dominio sobre ella es inalienable e imprescriptible; es un bien de uso público y su administración solo puede ser otorgada y ejercida en armonía con el bien común, la protección ambiental y el interés de la Nación y finalmente y aún más importantes, estipula claramente que, no hay propiedad privada sobre el agua.

De otro lado, la misma Ley N° 29338, establece los usos del agua permitidos por la normativa nacional, y el orden de prioridad entre ellos, siendo los siguientes detallados a continuación:

                (i) El uso primario, aquel que consiste en la utilización directa de las fuentes naturales del agua para satisfacer necesidades humanas primarias, tales como, aseo personal, preparación de alimentos, consumo directo, entre otros de manera gratuita, con la    característica que se usa bajo la propia responsabilidad del individuo, no pudiendo alterar la calidad del agua, ni los bienes asociados de ésta.

                (ii) El uso poblacional, que consiste en la obtención del agua de una red pública, debidamente tratada, con la finalidad de satisfacer las necesidades humanas básicas, se ejerce mediante derechos de uso otorgados por la Autoridad Nacional y el Estado garantiza a todas las personas el derecho de acceso a los servicios de agua potable, en cantidad suficiente y en condiciones de seguridad y calidad para satisfacer necesidades personales y domésticas.

                (iii) El uso productivo, consiste en la utilización del agua en procesos de producción o previos a los mismos y evidentemente su uso se ejerce mediante derecho de uso de agua otorgado por la Autoridad Nacional y asimismo, en la citada norma se indica  taxativamente cuales son los tipos de uso de agua productivo, siendo éstos, los sectores agrario (pecuario y agrícola), acuícola y pesquero, energético, industrial, medicinal, minero; recreativo; turístico; y de transporte.

Salvo el uso primario de agua, se requiere de un derecho de uso otorgado por la Autoridad Administrativa del Agua, dichos derechos se clasifican el tres, siendo (a) la Licencia de uso de agua, que pueden ser consuntivas o de consumo y, las no consuntiva que no se consume, pero se utilizan para alguna actividad económica; (b) el permiso de uso de agua, que se aplican para épocas de superávit hídrico y/o sobre aguas residuales y (c) la autorización de uso de agua, exclusivamente para las necesidades de aguas derivadas o relacionadas directamente con la ejecución de estudios, ejecución de obras y lavado de suelos.

La Autoridad Nacional del Agua, ha establecido en su Texto Único de Procedimiento Administrativos, a la fecha veintitrés (23) procedimientos administrativos, respecto del uso del agua y derivados de la misma, con la finalidad de aplicar a cabalidad lo establecido en la Ley N° 29338.

Resulta evidente que el Perú, es uno de los países que ha adoptado una posición proteccionista y garantista del agua, siendo el único y eterno titular del agua, con la finalidad de poder administrarla de manera que, pueda priorizar el uso de ésta; ya que conforme a lo anteriormente expuesto, el Estado Peruano, al adoptar lo establecido en el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales aceptado por la ONU, modificar su Constitución Política del Perú, promulgar la Ley de Recursos Hídricos y la creación de la Autoridad Administrativa del Agua, ha asegurado la protección legal del uso del agua, al priorizar, las necesidades primarias y básicas sobre otras.

Asimismo, el Estado Peruano, no sólo ha garantizado jurídicamente, con la creación de leyes, y cambios normativos de carácter nacional o supranacional, sino también que administrativamente se encuentra debidamente regulado, con los procedimientos administrativos de la Autoridad Administrativa Nacional.

La creación y celebración del Día Mundial del Agua, denota el interés mundial que existe, por preservar dicho recurso que es indispensable para vida del ser humano, por lo que, en la actualidad no sólo se busca preservar el agua, sino también, mejorar la calidad de la misma, desde la perspectiva de Estados Soberanos, hasta con la colaboración internacional entre países fronterizos, o de una misma Región.

1 comentario en “Día Mundial del Agua”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *