China es una tremenda economía con una alta demanda de productos agrícolas

Matias ArayaEl socio fundador de Araya & Cía. Perú estuvo en China haciendo una presentación sobre la inversión extranjera en el sector agrícola, mientras tuvo la oportunidad de ver el crecimiento del comercio electrónico internacional y empaparse con las proyecciones para el 2019 en el sector agrícola de Perú y Chile.

Si bien puede sonar a cliché, China sigue siendo una economía potencia con vistas a sobrepasar a Estados Unidos en los próximos años. El país asiático tiene un crecimiento constante de ciudades y de zonas industriales lo cual disminuye las tierras cultivables y aumenta la necesidad de productos agrícolas.

Todos estos índices lleva China a tener que suplirse de productos alimenticios del extranjero. Para esto, consideran a Perú, Chile, Australia y Nueva Zelanda como potenciales países para invertir, conseguir frutas y hortalizas y satisfacer su consumo interno. “Ellos valoran mucho los productos de calidad y que sean sanos”, resalta Matías, dándole un peso a la preferencia internacional por la producción sudamericana.

Como parte de su visita a China, Matías Araya Varela tuvo la oportunidad de presenciar una entrega de productos de un pedido hecho por internet. La orden era de cerezas traídas desde Chile y llevadas a casa de un consumidor promedio en China. “Las cifras de clientes chinos que piden sus productos por internet van en crecimiento”, indica Araya. En el grande asiático, los ciudadanos le dan un valor alto, con un toque de concepto aspiracional, el consumir productos occidentales de primera categoría.

Proyecciones para el 2019

“Estoy optimista, la agroexportación seguirá creciendo” señala Matías, a pesar de que la guerra comercial entre China y Estados Unidos está generando algunos problemas en el sector. Por otro lado, el crecimiento de la exportación del arándano es prometedor en el continente asiático, los niveles de consumo han ido creciendo cada vez más a través de los años.
Así también, para el productor sudamericano – en especial el peruano y chileno – existen muchas oportunidades de negocios con sus pares chinos. El empresario asiático busca rentabilidad inmediata, esto lo consigue al invertir en maquinaria, empaque, frigorífico y más.
Si el exportador latino puede cumplir con los volúmenes de exportación que el inversionista busca, entonces se evitará recurrir a bancos para solicitar financiamiento. Esta figura ya se da en Chile con arándanos, cerezas y un poco en uvas, siendo totalmente replicable en el mercado peruano.